EL NAVAJO

 

EL NAVAJO, como así lo denominan los lugareños, es una de las señales de identidad de CODES.

 

Nada mas entrar al pueblo, en los primeros metros, una charca de grandes proporciones nos sorprende a todos. Se trata de un pozo con gran profundidad en algunas zonas, que por las características de suelo, a la vez recoge también el agua de la lluvia.

 

Está delimitado en su perímetro por una Barbacana o gran muro de piedra.

Antes lo limpiaban los vecinos, cada tres o cuatros años, con palas y carretillas de madera y rueda de hierro. Lo mantenían saneado para que el ganado y las caballerizas pudieran abrevar durante todo el año.

 

Las bajas temperaturas del invierno, hacen que se hiele en esta época, convirtiéndolo en una sorprendente estampa.

 

En la actualidad no tiene ningún tipo de funcionalidad, salvo la meteorológica, pues las numerosas ranas y sapos que lo habitan nos avisan croando la cercanía de lluvias.

Numerosos peces (carpines dorados) campan a sus anchas, y a la vez ayudan a que su ecosistema se mantenga.

 

 

Si vienes a Codes... será lo primero que veas y te sorprenda...