Si lo visitas, no te puedes perder:

 Visita el BLOG y conoce la totalidad de Noticias y Publicaciones realizadas sobre 

CODES

COLABORA con "www.codesportodoloalto.es" y "codesantiguo facebook", y comparte con todos los codeños y amigos del pueblo tus Fotos e Historias de CODES.  Puedes escribirnos un correo a:

Todos los Contenidos e Imágenes de esta Web son de propiedad privada. 

Es necesario pedir permiso para hacer uso de los mismos (CONTACTA).

Web optimizada para los Navegadores Google Chrome, Mozilla Firefox e Internet Explorer

Web compatible Móvil actualmente en construcción

EL ROBLEDAL DE LA UMBRÍA

 

Situados en la zona de la "Umbría", ocupan una gran mancha dentro del Sabinar que cubre Codes.

 

Empezando desde el paraje del Olivar, y pasando por la Cabeza del Herrero, de los Colmenares y la Cabeza del Ala, el Barranco de la Hoz y El Recuenco, llega hasta las Trashugueras.

 

Son de propiedad particular, y cada vecino los cuidaba para así obtener una buena temporada de bellotas y poder alimentar al cerdo destinado a la matanza del año.

Al ser bellota de roble, no era tan comestible para el humano como lo es la de encina.

En el mes de septiembre, se vedaba hasta los Santos, para que el ganado no entrara y respetara las bellotas.

La tierra en la que se encuentran se sembraba normalmente de avena y centeno, pese a que la sombra de los robles dificultaba la cosecha, y esto ayudaba al mantenimiento y saneamiento  de la arboleda.

Una vez desvedado, era una buena zona de pastos para los rebaños de ganado, en especial las cabras.

 

La madera que se podía obtener del Robledal se usaba como leña en las casas. Al ser madera "blanca", era de mala calidad, y se "abría" una vez se secaba, por lo que no se podía destinar a otros usos.

Una vez cortado un roble, de él brotaban sus retoños, y era de estos de los que se obtenía el  único uso de la madera. Se fabricaban los mangos (conocidos como "astiles"), de las herramientas para el uso diario (azadas, hachas, picos...)

La siguiente Galería de Fotos nos guía en un excepcional paseo a través del Robledal de la Umbría. Merece la pena perderse en él y disfrutar de la Naturaleza y Vistas que ofrece.

 

LAS CARBONERAS Y EL BARRANCO DE LA HOZ

 

Como curiosidad, a mediados de los años cuarenta, los propietarios de los Robles situados en la zona de la Umbría del Barranco de la Hoz, vendieron los árboles a los Carboneros. Estos eran de fuera del pueblo, y se establecieron durante todo el invierno nevado en cabañas, mientras realizaban sus tareas.

 

El carbonero, cavaba un pozo en el que depositaba la leña de roble cortada, a la que cubría de arena en su totalidad, únicamente dejando una pequeña abertura por la que prendía fuego a la madera y posteriormente cerraba. El roble se quemaba en el interior de esta estructura cubierta de arena, que no permitía salir al exterior a las llamas y el fuego. Como resultado, y una vez apagado, se obtenía carbón vegetal.

 

Una vez podado un roble, nuevamente vuelve a brotar con gran fuerza y en varios retoños, de los que se seleccionan los mejores. Es por ello, por lo que esta zona del Barranco de la Hoz tiene en la actualidad mayor densidad de robledal.