LA ERMITA

Caminando por las Eras y llegando al punto más alto, que lo es del todo Cerro, se encuentra la Ermita de la Virgen del Buen Suceso, que alberga a la patrona del pueblo.

 

Se trata de un recinto cerrado y con encanto, que tiene árboles plantados en los últimos años y que en las tardes de los meses de calor se convierte en lugar de reunión para los mayores del pueblo.

 

Es un edificio sencillo, de planta rectangular, todo el construido en sillarejo, y orientado al Poniente.

El acceso al interior se realiza por su pórtico, empedrado con bellos dibujos geométricos y donde está la puerta en un arco de medio punto, sobre el que reza: "Hermita de la Birgen del Buen Suceso". La ignorancia de los artesanos antiguos hace que este sea "especial" para todos los codeños y objeto de asombro para los que lo visitan por primera vez.

 

La espadaña, también en piedra, tiene un pequeño "campanillo" que llamaba a la oración a los codeños.

 

Su interior, muy sencillo, y sin apenas valor artístico, es de una sola nave, y alberga tres pequeños altares. El Altar Mayor es de estilo barroco, ornamentado, y con la talla de la Virgen del Suceso. El Artesonado de la cubierta es de madera.

 

Desde el recinto de la Ermita, podemos contemplar las eras, donde antiguamente se realizaban las tareas agrícolas y la Virgen velaba por el buen devenir de ellas. Al frente nos vigila el pueblo de Barbacil y detrás, muy a lo lejos, podemos divisar Labros y Amayas.