De procesión en junio...

June 9, 2017

 

Se acerca el 13 de junio, día en el que los codeños celebraban otra de sus múltiples festividades religiosas del año, SAN ANTONIO, y en la que, como solía ser costumbre, todo el pueblo participaba de las celebraciones que se realizaban.

 

Os mostramos una única y excepcional instantánea de su procesión, fechada en los primeros años de la década de los sesenta del pasado siglo. Tomada en los años en que nuestro pueblo ya acusaba la despoblación, los codeños censados en el pueblo sacaban al Santo por las calles empedradas del Codes. Con el rigor de la época, los hombres encabezando la procesión y al fondo de la imagen, tras San Antonio, las mujeres del pueblo todas ellas de negro.

Transcurrir de la Procesión de vuelta a la Iglesia por la Calle Castillo

 

San Antonio, por su fama, es considerado como el “santo de todo el mundo” y en Codes se presumía de una gran devoción hacía él, considerándose su onomástica como celebración grande en el pueblo, y festejándose por ello como tal. A él recurrían en sus rezos los codeños cuando algo se extraviaba.

 

Como ocurría en otras festividades, era una fecha en el que la mayoría de los habitantes no trabajaba. Únicamente a primeras horas del día, y hasta poco antes de los actos religiosos, se podía y se les permitía a estos atender las tareas agrícolas, y que en esas fechas consistían en recoger la esparteta o escavar los corros de patatas.

 

Tras la rigurosa y obligatoria novena de los días anteriores, se celebraba Misa Mayor, con la iglesia adornada, sermón en púlpito y adoración a la reliquia del santo. Tras ella se realizaba procesión con San Antonio por las calles del pueblo.

 

 

Y como fiesta, los mayordomos, que en esta ocasión se ofrecían voluntariamente, organizaban el posterior “refresco” y rifa del santo en su casa, al que asistían las autoridades y exclusivamente los hombres del pueblo.

 

El “REFRESCO” 

Nombre que tomaba la invitación que realizaban los mayordomos tras la Santa Misa en las celebraciones principales del pueblo.

Se reunían en casa del Mayordomo los invitados de este junto con las autoridades religiosas y municipales del pueblo. Se da la circunstancia que esta invitación sólo era extensible para los varones, quedando fuera de ella las mujeres.

La costumbre dictaba que los mayordomos invitaban a coñac o anís junto con dulces caseros y los licores eran comprados “a granel”. Hacía especial el acto que únicamente se utilizaban dos pequeñas copillas depositadas sobre una bandeja de las que bebían una consumición a elegir los cerca de 80/100 participantes. Si la economía del mayordomo lo permitía, siendo casos excepcionales, se invitaba a una segunda consumición a los asistentes. Mandaba la tradición que el sacerdote y religiosos sólo tomaran leche.

Tras una comida festiva, y ya por la tarde, los codeños no faltaban al “baile” en la plaza, amenizado por los jóvenes del pueblo, y que al ser festivo, quedaban desligados de sus tareas respecto al ganado, al que atendían por la tarde/noche los mayores de las casas.  

 

Como todo baile que se realizaba, este se alargaba hasta la medianoche, hora de toque para su finalización, y al que sólo sobrevivían los más “atrevidos”… pensando en la ventana a la que iban a ir a “rondar” esa noche…

 

 

FUENTES / REFERENCIAS:

Imagen facilitada por Fernando del Moral Martínez.

 

(Anímate a compartir otras historias e imágenes como esta, nos las puedes facilitar en codesantiguo@gmail.com)

Please reload

FIESTAS AGOSTO 2019

04/08/2019

LA IGUALA

19/11/2018

MOMENTOS

16/11/2018

1/10
Please reload

Please reload

Archivo de Entradas por fechas